#LibertadDePrensa, el hashtag.

A man looks at the front pages of independent newspapers, all reading "No Democracy With No Freedom of Expression" in La Paz on October 07, 2010. Both media workers unions and employers' organizations demand the removal of two articles of a law against racism they state would seriously affect the freedom of expression.  AFP PHOTO/Aizar Raldes



 BOLIVIA-MEDIA-RACISM-LAW-DEMO

Empiezo a escribir este artículo justo cuando el hashtag #LibertaddePrensa deja de ser tending topic (a partir de ahora TT) en la red social del pajarito. Justo a las 19:05 PM del día 3 de mayo. La verdad es que parece curioso que haya durado tantas horas en la lista de TT una causa tan noble en plena era de la inmediatez.
A partir de esto he reflexionado todo el día sobre lo curioso que es el ser humano. El ser humano es capaz de volcarse, pelear, rasgarse las virtuales vestiduras para defender una palabreja con una almohadilla delante; pero cuando las cosas ocurren al otro lado de la pantalla, parece no serle de interés. Este lado de la pantalla —el nuestro—  está plagado de problemas, injusticias, actos deleznables y personas (o personajes) detestables. En Twitter está todo mucho más ordenado jerárquicamente. Ya sabes, si algo es TT, es importante. Merece estar en el listado izquierdo de nuestro perfil.

  • *Nota: Para ilustrar la inmediatez y la caducidad de las noticias importantes en la era de las redes sociales, iré detallando las etiquetas que van cobrando importancia a medida que escribo estas líneas. Acaba de aparecer en la lista  #CallesDeLaCiudadDelBetis.

Como iba diciendo, en Twitter está mucho más ordenado. La gran masa de tuiteros te va guiando en tanto y en cuanto qué importancia tiene un tema u otro.

Pero volvamos a la etiqueta que nos ocupa: #LibertaddePrensa. El 2015 ha sido un annus horribilis para el periodismo y su libertad.

En 2015 murieron más de 63 periodistas ejerciendo la profesión según datos de Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras. Además otros 40 fueron asesinados sin conocer la causa.
Incluso el humor y la prensa satírica han sido castigado en este 2015.

charliehebdo

Existen países en los que ejercer la libertad de prensa es causa de persecución, encarcelamiento e incluso asesinato. Reporteros sin Fronteras alerta de 4 puntos calientes mundiales: México, Rusia, Egipto y nuestro nuevo aliado contra la crisis de los refugiados, Turquía.  Sí señor. Turquía despunta, además de como país escudo contra la llegada de los que huyen del desastre de la guerra, como el país europeo que más periodistas encarceló en 2015 (siempre según los datos de Reporteros sin Fronteras y Amnistía Internacional.

  • *Nota: nuevo hashtag TT #ChampionsTotal y #ChampionsLeague.

El pasado 17 de marzo, el periódico independiente venezolano El Carabobeño lanza su último ejemplar. Su director fue condenado a 4 años de prisión por haber denunciado hechos de corrupción que implican a la empresa pública Ferrominera Orinoco.

prensalibre

En Rusia, durante el 2015, los medios de comunicación reprodujeron fielmente las opiniones oficiales ante asuntos clave del ámbito nacional e internacional. El control sobre internet se multiplicó hasta el punto de capar las redes y cerrar varios miles de páginas webs y blogs.

En Oriente Medio el periodismo se está convirtiendo en una profesión de riesgo. Se calcula que 4 de cada 10 periodistas asesinados en 2015 lo hicieron a manos de organizaciones terroristas de esta zona caliente del planeta.

Pero no hay que irse tan lejos. En España tenemos mucho por lo que callar, aunque el precio a pagar no sea la libertad o la vida.

Tras la aparición de la Ley Morzdaza se convirtieron en ilegales muchos actos que hasta entonces no lo eran. Aparte de los ya conocidos, aquí nos centraremos en el punto de la ley por el que se prohibe grabar o fotografíar a cualquier miembro de las fuerzas de seguridad del estado. Sea ilegal o no lo sea aquello que estén haciendo.

  • * Nota: #Atleti y #Guardiola salen a la palestra.

La que escribe sufrió una “persecución” de Policía Nacional y Guardia Civil en toda regla mientras viajaba en un coche con una cámara analógica en la mano rodeando la famosa Valla de Melilla. El muro de la vergüenza del sur de Europa. Las fuerzas de seguridad me quitaron la cámara y, tras un “exhaustivo” examen visual, detectaron que no era digital y que no podrían asegurarse de si les había fotografiado en la frontera o no, a menos que revelaran el carrete. Curiosamente les costó mucho entender que no podían demostrar in situ que les había fotografiado. Optaron por la amenaza. En seguida pensaron que era”una de esas periodistas que defienden los derechos humanos en puntos calientes como fronteras y cárceles.” Y me comentaron que, ya que me habían tomado los datos, pensaban denunciarme si veían en algún medio de comunicación la foto en cuestión. Por otro lado tengo una compañera fotógrafa que se ha enfrentado a un juicio por hacer una fotografía en una manifestación del movimiento 15M en Barcelona. Los casos de los últimos años darían lugar a varios libros de sucesos…

El caso de los Panamá Papers —que también tuvieron su momento de gloria en Twitter— trae de nuevo a la palestra hasta dónde los medios son independientes. Hasta dónde la verdad es más importante que el interés. En este sentido el director del grupo Prisa se ha lucido. En lugar de desmentir o demostrar como falsa la noticia que vincula a JL. Cebrian —el director— con los dichosos papeles, este ha decidido prescindir de periodistas como Ignacio Escolar —eldiario.es— en Hoy por Hoy —CadenaSER, grupo Prisa— a modo de represalia por haberle investigado.
La misma suerte ha corrido José Antonio Zarzalejos  del periódico El Confidencial. Cebrian también ha decidido que los periodistas del grupo Prisa no deberían participar en programas de La Sexta.

prensa_cebrian

Hablar del diario.es me hace recordar aquél verano de 2012. Aquellas vacaciones que merecidamente se tomó Javier Gallego, director del programa Carne Cruda que por aquél entonces se emitía en RNE. Cuando volvió para retomar su programa, se encontró con que lo habían cesado.
¿Por qué? Por hablar. Por criticar. Por ejercer el derecho a la contrainformación. Ahora el programa se acoge a la ley de la república independiente de la radio y la prensa libre. En el día de la #LibertadDePrensa, Javier Gallego visitó a Fernando Berlín —otro ejemplo de periodista que ha conformado su propio medio para poder hablar de independencia— en su programa La Cafetera, en Radiocable.com, para hablar de los problemas que sufre la libre información en los tiempos que corren.

  • *Nota: aparece como TT el hashtag #PekinExpress5 

El yugo a la libertad de prensa no reside solo en el poder como lo conocemos. Existe un poder que no podemos controlar y que a cambio es capaz de controlar casi todos los ámbitos de nuestras vidas: el dinero. La financiación de los medios de comunicación se torna un problema cuando una premisa para el financiado es que deba funcionar acorde a los ideales del financiador. Ejemplos infinitos.
Los periodistas del diario El Mundo y de Radio Marca están en huelga. Se anuncia un ERE por el que se quedarán sin trabajo unos 225 trabajadores entre periodistas y personal del área corporativa. Una cosa si está clara: sin periodistas no hay #LibertadDePrensa.

  • *Nota: Oleada de TT con el nombre de jugadores de fútbol #Oblak, #Simeone, #Guardiola, #Cholo…

Estos son solo algunos ejemplos nombrados más bien de pasada, con el fin de hacer este artículo más leíble, pues lo que se pretende decir ya está dicho. La libertad de prensa —así… sin almohadilla— corre peligro por culpa del dinero, del poder, de los intereses, de las “leyes para la seguridad ciudadana”, de los mismos periodistas y de los mismos medios.
Por otro lado nos preocupa el sentido común, que corre peligro debido a la instantaneidad del mundo en el que vivimos, en el que todo parece ser pasajero y todo se torna entretenimiento. Desde un debate político, hasta un partido de fútbol. No estamos muy seguros de qué es importante y de dónde hay que librar las batallas. En este hilo, invitamos al lector a analizar loas TT que sucedieron al incendiario hashtag #LibertadDePrensa.

Dar las gracias a aquéllos que siguen jugándose la vida y la libertad para que tengamos información de primera mano. Gracias a aquéllos que aún se preocupan por ofrecer contenidos veraces y de calidad. Gracias a aquéllos que mediante donaciones soportan medios independientes porque saben de la importancia que tiene la independencia en la prensa. Gracias al público que cada vez es más crítico y selectivo con la información de la que alimenta sus opiniones. 

Cerramos con un fragmento de la película Network que trata toda esta trama de medios, política y dinero y que no os debéis perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *