Cine distópico entre los años 70y los 80.

distopía

La utopía ya no está de moda, por eso te presentamos este listado de cine distópico de los 70/80.

No hablamos de deseos. Supongo que todo hijo de buen vecino prefiere imaginar un futuro en el que no haya guerras, ni diferencias sociales, un futuro donde el dinero no sea tan importante y – esto es de cosecha propia- donde se hayan llevado a cabo un par de asesinatos selectivos e indoloros, liberándonos de todo mal, de todo capital, a las personas de buena fe.
Pero la mente humana es retorcida. Y la imaginación es infinita. Y no me negarán que, puestos a imaginar, es mucho más divertido fantasear con qué miserias nos deparará el futuro. Distopía. La raza humana, engreída e irrespetuosa con el medio ambiente. Obstinada devota de la religión de la tecnología y el capitalismo.
No lo neguemos. Disfrutamos imaginando cómo esa sed de “progreso” se convierte en una arpía que nos aniquila, mientras -de fondo- las fábricas vomitan humo y las máquinas que nosotros mismos hemos creado, destrozan nuestras casas y violan a nuestras hijas.
Así somos.
Tirando de Wikipedia, la distopía es: “(…) una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal, es decir, en una sociedad opresiva, totalitaria o indeseable. El término fue acuñado como antónimo de utopía y se usa principalmente para hacer referencia a una sociedad ficticia (frecuentemente emplazada en el futuro cercano) en donde las tendencias sociales se llevan a extremos apocalípticos.”

Hay muchas formas de imaginar un futuro distópico. Esto ha sido el alma de movimientos como la ciencia ficción y el ciberpunk.  para imaginar la distopía hace falta ser creativo. Y los 70/80 fueron una época de mucha imaginación.  Mucha.
Ya en 1927, el director Fritz Lang, influenciado por el expresionismo alemán de entre guerras, filma la primera película que ha sido considerada Memoria del Mundo por la UNESCO: Metrópolis.
La idea original fue escrita por su esposa, Thea Von Harbou para una novela -aunque pocas veces se le reconoce el mérito- y ambos llevaron a cabo la adaptación cinematográfica de la idea.

B3B
Trata de una sociedad aglomerada en grandes ciudades dividida en dos grupos: una élite de pensadores y propietarios, que viven en la superficie, en enormes rascacielos y una casta de obreros, que viven bajo tierra y trabajan sin cesar para mantenerse, pero sobre todo, para mantener el estilo de vida de los “de arriba”. ¿Te imaginas un futuro donde los obreros fueran relegados a vivir en ciudades subterráneas? Distopía de clases. Si no la has visto, puedes hacerlo AQUÍ.

El cine de ficción ha dado grandes obras distópicas, como dicta el título vamos a echar un vistazo a la distopía setentera y ochentera.
Una generación de cineastas que vivieron los destrozos de la Guerra Fría, el fatídico desenlace de la II Guerra Mundial (Hiroshima y Nagasaki), el inicio del Plan Marshal (1947), el bloqueo de Berlín (1948), la constitución de la OTAN  (1949) y el inicio de la Guerra de Corea en los 50…
Esta imaginería global se deja ver en las películas de cine distópico, en las que el fin de la humanidad se torna apocalíptico.
En 1982, los hermanos Rafferty y Jane Loader dirigen un documental a modo de collage con imágenes propagandísticas que EEUU producía allá en los 50 ,para dar a conocer la bomba atómica. Atomic Café. Hemos encontrado una versión subtitulada en francés -si alguien encuentra la española, sería genial que la compartiera con nosotros- Haz clic AQUÍ para que tengas una idea del contexto sociocultural conocido como la Era Atómica detonante del cine post-apocalíptico. ¡A veces la realidad supera la ficción ;)!

Títulos como Mad Max (saga de principio de los 80) -cuyas pandillas de motociclistas que dominan las carreteras de Australia en un futuro tan desordenado como distópico, revolucionaron para siempre el género-  Blade Runner (1982), Brazil (1985), Soylent Green, dirigida en 1973 por Richard Fleischer y protagonizada por un joven Charlton Heston.

soylent_green
Soylent Green nos presenta un futuro en el que las verduras y la carne se han convertido en “objetos de ­lujo” para una élite. Los trabajadores y clase media-baja en general, se alimentan de una suerte de tabletas llamadas Soylent, creadas por una gran – y maléfica- corporación… ¡El futuro está servido!

Queremos subrayar una novela distópica que retrata el fin de la humanidad por causa de un virus,  Soy Leyenda, escrita por Richard Matheson en 1954 fue 3 veces adaptada al cine:

En 1964 con The last Man on Earth, protagonizada por Vincent Price.  La versión setentera se titulaba The Omega Man (una edición algo más  kitsh protagonizada por Charlton Heston) y por último la protagonizada por Will Smith en 2007 cuyo título es homónimo al original: Soy Leyenda.
La novela narra las vivencias del último superviviente de una guerra bacteriológica que asoló la Tierra y que ha convertido al resto de los hombres en vampiros (o zombies según la versión). Para ellos, el verdadero monstruo es el hombre que intenta sobrevivir al nuevo orden establecido.

Tarkovsky, considerado junto con Eisenstein de los directores rusos más importantes, nos deja en 1979 una de sus películas más cuidadas en cuanto a fotografía: Stalker

Ha caído un meteroito en Rusia y queda prohibido el acceso a La Zona.
Se rumorea que hay en ella una habitación que concede todos los deseos de la persona que logre entrar en ella. Según la situación encontramos los planos filmados a color o en sepia.

stalker

 

Hay una película animada que no debéis dejar de ver- si no lo habéis hecho ya- llamada Le Planète Sauvage.

planeta-salvajeNHKsjg7

Dirigida por el francés Renè Laloux en 1973 nos presenta un futuro en el que dos sociedades viven enfrentadas entre sí.  Los seres humanos (Oms) han sido trasladados al planeta de los gigantes extraterrestres Draags, donde viven conservados como mascotas. Los humanos que viven de forma “salvaje” son exterminados periódicamente.  Evitando el SPOILER y recomendando feacientemente el visionado modo sofá-manta del film animado, dejo la sinopsis en este punto.

Esperamos que hayan sido de interés, seguro que se nos han quedado muchas en el tintero, pero no queríamos recomendar pelis que no hubiéramos visto. Por eso, dejamos abierta la lista para todas vuestras sugerencias… ¡Arriba la distopía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *